Horario de atención : PREVIA CITA
  Contacto : Fijo: 5948664 / Móvil y Whatsapp: +573134570878

Fibrosis post-quirúrgica

Fibrosis post-quirúrgica

Fibrosis

Fibrosis

Todo corte en el organismo conlleva una posterior cicatrización, que consiste en la reparación del tejido que fue cortado con tejido fibroso. La fibrosis post-quirúrgica, en sentido estricto, corresponde a la cicatrización secundaria a toda operación quirúrgica, pero el término se suele usar para referirse a aquellos casos en los que la cicatrización es excesiva, de modo que se forma más tejido fibroso del necesario. Si tras una operación de columna esa cicatriz excesiva comprime un nervio, causa grandes dolores.

Se acepta que los principales factores de riesgo para desarrollar fibrosis post-quirúrgica dependen de:

  • La cicatriz: Cuanto más sangre la herida quirúrgica y más grande sea, mayor riesgo hay de que genere fibrosis.
  • La propensión individual: Algunas personas tienen una tendencia espontánea a cicatrizar más de lo necesario e incluso pequeños cortes en la piel dan lugar a grandes cicatrices (“queloides”).

Prevenir el riesgo de fibrosis post-quirúrgica es muy importante, ya que es una situación dolorosa cuyo tratamiento es complejo y no siempre posible. La mejor manera de prevenir el riesgo de fibrosis post-quirúrgica es:

  • Ser operado sólo cuando sea indispensable.
  • El uso de las técnicas quirúrgicas menos agresivas siempre que sea posible, como la microcirugía, que generan menor sangrado y cicatrices más pequeñas.

Síntomas

El dolor que típicamente causa una fibrosis post-quirúrgica es un dolor en el que el componente de dolor irradiado a la pierna (en caso de operación de la columna lumbar) o al brazo (en caso de operación cervical) es más intenso que el dolor localizado en la espalda, y en el que el dolor, aunque pueda empeorar en algunas posturas, puede ser casi constante. A veces la fibrosis post-quirúrgica puede llegar a comprimir una fibra nerviosa motora, provocando pérdida de fuerza y alteraciones sensitivas de diferentes grados siendo aun mayores que los síntomas primarios originales. No todos los dolores que aparecen tras una operación de columna vertebral se deben a fibrosis post-quirúrgica. Por ejemplo, una operación por hernia discal, aunque se realice perfectamente, no evita que después de la operación pueda haber dolor por afectación de la articulación facetaría o contractura muscular; sólo actúa sobre la hernia discal. Esos dolores se deberían a una causa distinta a la operación o su cicatrización.

Diagnóstico

Mediante la historia clínica, la exploración física, la resonancia magnética nuclear y la electrofisiología podrían determinar si la fibrosis es la causa del dolor.

Tratamiento

Anteriormente, cuando se diagnosticaba que la causa del dolor era la compresión nerviosa por fibrosis post-quirúrgica, se reintervenia al paciente para “liberar” el nervio comprimido. Pero al cabo de unos meses la cicatriz de la segunda operación solía producir una compresión todavía mayor y, cuantas más veces se reoperaba al paciente, peor era el problema. Hoy en día, salvo excepciones, se prefiere tratar la fibrosis post-quirúrgica con otros tratamientos o con métodos propios de la cirugía del dolor, como implantación de electrodos de estimulación o bombas de morfina lo cual conlleva a una verdadera disminución en la calidad de vida de las personas que fueron operadas por tener hernias discales. Mediante la Ozonoterapia se ha conseguido lograr mejorías de hasta un 80% en cuanto a resolución de la fibrosis y por ende del dolor que esta ocasiona.